Contra el Cáncer de mama

Esta cifra por miles de años siempre ha despertado la curiosidad, la incertidumbre, el morbo y el miedo de la mayoría de las personas, y que ha tenido como consecuencia la creación de innumerables mitos, leyendas e historias cuyo principal objetivo ha sido siempre atemorizar a la humanidad.

Una representación de la Bestia Salvaje mencionada en Apocalipsis.

Pero siendo mas realistas y apegados a la información basada en la misma fuente que dio pie a todas esas historias fantásticas (la Biblia) vamos a dar una explicación basada en los santos escritos y con esto vamos a develar la verdad sobre este punto que tanto temor infunde a la gente.

¿Dónde surge esta cifra? El llamado numero de la Bestia aparece por primera vez en las Sagradas Escrituras en el libro de Apocalipsis, en su capítulo 13, versículos 1, 17 y 18: “(1) Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. (17 y 18) Y hacía que, a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.” (La Santa Biblia. Reina-Valera 1960).

Ahora bien, ¿quién es esa Bestia simbólica y que o a quien representa? El libro de Daniel en su capítulo 7: 1-25 (Reina-Valera, 1960) arroja mucha luz sobre el significado o lo que representan las bestias en el lenguaje simbólico que manejan los santos escritos; así mismo Apocalipsis 13:7 (Reina-Valera, 1960) indica que a esta bestia le fue dada autoridad para gobernar sobre todo pueblo, lengua y nación; en consecuencia, esta bestia simbólica no es otra cosa que un sistema político mundial y que en la Biblia tiene por nombre 666.

Bien, ahora que ya sabemos que representa esta bestia, queda otra gran interrogante: ¿Qué significado tiene su nombre? Dice la biblia que el que tiene entendimiento, cuente el numero de la bestia, pues es numero de hombre. Y su numero es seiscientos sesenta y seis (666).

Este número, en los escritos bíblicos, con frecuencia se asocia a la imperfección y con los enemigos de Dios y de su pueblo. Por ejemplo, el gigante Goliath, según se dice, contaba en cada extremidad con seis dedos y medía seis codos y un palmo de estatura, según se registra en 1Cron.: 20: 6,7. De igual manera, la imagen de oro que el rey Nabucodonosor mando hacer para que todos sus funcionarios adoraran, medía 60 codos de alto y seis codos de anchura; según Daniel 3: 1 y 2. (Reina-Valera, 1960).

Ahora, el hecho de que esta cifra se repita tres veces solo enfatiza y da certeza a la completez de la imperfección y la oposición a la voluntad de Dios para la humanidad. (Deuteronomio 16: 16. Reina-Valera, 1960.). Así que el nombre 666 deja bien claro que para Dios, los sistemas políticos son un fracaso total. Ningún gobierno ha conseguido verdadera paz y seguridad, algo que solo el Reino de Dios logrará.

Ahora bien, ¿qué significa llevar o tener “la marca de la bestia”?

La biblia indica que hay personas que reciben “la marca de la bestia salvaje” y esto es debido a que la siguen “con admiración” y hasta la adoran según dice Apocalipsis 13: 3, 4 y 16: 2 (Reina-Valera, 1960): “Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?”; “Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen.”

Apocalipsis 13:16 dice que aquel que tiene “la marca de la bestia salvaje” la lleva “en su mano derecha o sobre su frente”. ¿Qué significa esto? Pues bien, respecto a las leyes dadas a la antigua nación de Israel, Dios dijo: “Tienen que […] atarlas como señal sobre su mano, y tienen que servirles de venda frontal entre los ojos” (Deuteronomio 11:18). Ahora bien, esto no quiere decir que los israelitas tuvieran que llevar una señal literal en las manos o en la frente, sino que las palabras de Dios debían guiar su manera de obrar y de pensar. Así mismo, “la marca de la bestia” no es una señal que se lleve en la piel, como un tatuaje del número 666. Más bien, es una forma simbólica de identificar a aquellos que al someterse por completo al control del sistema político de este mundo, se convierten en enemigos de Dios (Apocalipsis 14:9, 10; 19:19-21).- John Preacher.